capture-20170322-095318

Varias comisiones de selección han decidido alterar la calificación necesaria para superar el ejercicio de la fase de oposición de estos procesos selectivos, generando evidentes perjuicios entre las personas opositoras.

En concreto, el cuerpo C1.1000 ha pasado a tener una nota de corte de 66 puntos sobre 100, mientras que el cuerpo A2.1100 ha pasado a 74 puntos sobre 120. Es cierto también que, por el contrario, el cuerpo A1.1200 ha visto reducida su nota de corte, que ha quedado en 55 puntos sobre 120.

Estas modificaciones en las notas de corte se sustentan en la base séptima de las bases de convocatoria, concretamente en su apartado apartado 2.3, que establece que “La Comisión de Selección teniendo en cuenta el número de participantes presentados al ejercicio, su dificultad y el número de plazas ofertadas, determinará, con anterioridad a su identificación nominal, qué puntuación es necesario obtener para aprobar el ejercicio, respetando siempre los principios de mérito y capacidad”. Sin embargo, el espíritu de la norma es justamente el contrario al aplicado en los cuerpos C1.100 y A2.1100, tal y como declaró el Director del IAAP en la Mesa Sectorial del día 4 de noviembre de 2016: “Respecto de la facultad de las Comisiones de Selección para fijar la nota de corte, es más bien un mecanismo abierto para evitar que se queden plazas sin cubrir en la promoción interna y no para lo contrario“.

Si bien es discutible que en un proceso de concurso-oposición las personas con notas bajas en la fase de oposición tengan opciones o no de obtener plaza, lo que es evidente es que se les perjudica gravemente en tanto que pierden los puntos por examen aprobado en la fase de concurso de futuros procesos de promoción interna.

Llama la atención que, a pesar de que se diga expresamente en las bases que este tipo de decisión debe adoptarse antes de la identificación nominal de las personas aprobadas, los acuerdos de las comisiones se toman en el mismo acto en el que se identifica a las personas que componen el listado de personas aprobadas

También es de lamentar que las comisiones no hayan argumentado su decisión. Las bases hablan de esta opción en base a unos criterios (número de participantes, dificultad del ejercicio, número de plazas), pero las comisiones no argumentan el porqué de su decisión, ni por qué se fija el corte en un punto determinado, y no en otra mayor o menor; por ejemplo, si hay razones para subir la nota de corte ¿por qué se corta en 74 puntos y no en 64 o en 84 en el caso del cuerpo A2.1100? Eso redunda en una imagen de arbitrariedad que genera inseguridad y desconcierto a las personas opositoras.

Por lo tanto, en CCOO consideramos que se trata de decisiones totalmente erróneas, que perjudican gravemente al personal funcionario afectado, que son de dudosa legalidad y que desincentivan la participación en la promoción interna. Por lo tanto, deberían ser revertidas. En cualquier caso, CCOO toma nota de lo ocurrido, y se opondrá firmemente en el futuro a la inclusión de cláusulas como la recogida en la base séptima, apartado 2.3, de las actuales bases, dado que aunque en Mesa Sectorial la Administración asegure que se incluye para no dejar plazas desiertas, la realidad es que se utiliza para todo lo contrario.